Home   >   Articulos   >   Consejos de salud: Cuatro alternativas en lugar de la leche de vaca

Consejos de salud: Cuatro alternativas en lugar de la leche de vaca

kölbi 1155 Sep 25, 2019

Compartir en

Por Karen Rollins

Ya sea que hayás sido diagnosticado como intolerante a la lactosa o solo querás probar algo diferente, es bueno saber que existen algunas alternativas en lugar de la leche de vaca.


Hemos investigado cuatro de ellas y descubrimos más sobre sus ventajas y desventajas.


Leche de almendras


La leche de almendras es una de las alternativas más populares. Está hecha a partir de almendras molidas y agua, y se puede encontrar en versiones endulzadas y sin endulzar.


Tiene sabor a nueces y una textura cremosa parecida a la leche de vaca, pero posiblemente necesitarás poner más en tu té o café para obtener el sabor deseado.


Uno de los beneficios de la leche de almendras es que contiene menos grasa y calorías que la leche de vaca, y es una buena fuente de vitamina E, proporcionando aproximadamente 50% del valor diario recomendado de lácteo en una taza.


Pero la leche de almendras no tiene muchas de las vitaminas y minerales que se encuentran en la leche de vaca y también tiene mucho menos proteína.

Leche de coco


La leche de coco se hace a partir de agua y la pulpa blanca de los cocos cafés. Es probablemente la leche alternativa que mejor se asemeja a la versión láctea, con un sabor a nueces y una consistencia cremosa más espesa.


A nivel nutricional, la leche de coco es una fuente rica de potasio, en comparación con la leche de vaca, pero es alta en grasa y le faltan algunos de los beneficios de los lácteos ya que contiene menos proteína y calcio.


Leche de soya


La leche de soya se hace con granos de soya o con aislado de proteína de soya y se vende comúnmente en versiones endulzadas, sin endulzar y en varias opciones saborizadas, incluyendo vainilla y chocolate.


Se dice que esta opción de leche es el equivalente nutricional de la leche de vaca y contiene una cantidad parecida de proteína, pero aproximadamente la mitad de las calorías, grasas y carbohidratos.


Con frecuencia está fortificada con calcio, vitaminas A y D y riboflavina, así como con espesantes y aceites vegetales para mejorar el sabor y la consistencia.


Sin embargo, puede causar reacción alérgica severa, incluso si tiene una intolerancia leve a la soya. También existe preocupación sobre la forma en que la gran cantidad de isoflavonas en la soya afecta la manera en que funcionan algunas hormonas del cuerpo.


Leche de arroz


Por lo general esta leche se hace de arroz hervido, jarabe de arroz integral y fécula de arroz integral. Tiene una consistencia ligera y acuosa así que es mejor en bebidas calientes que como sustituto para cocinar u hornear.


De todas las alternativas de leche, la leche de arroz es la más hipoalergénica y fácil de digerir ya que no contiene soya, gluten o frutos secos. Sin embargo, es alta en carbohidratos y baja en proteínas y calcio, en comparación con la leche de vaca.


La leche de arroz también tiene un alto índice glicémico de 79–92, lo que significa que se absorbe rápidamente en el intestino y aumenta rápidamente los niveles de azúcar en sangre, así que podría no ser la mejor opción para las personas con diabetes.


Fuentes: Healthline / Eco Watch / Jamie Oliver