Home   >   Articulos   >   Consejos de viaje: ¿Cómo sobrevivir a un viaje con un niño pequeño?

Consejos de viaje: ¿Cómo sobrevivir a un viaje con un niño pequeño?

kölbi 1155 Nov 8, 2019

Compartir en

Por Stephanie Koathes


Viajar es genial; podés experimentar diferentes lugares, comidas y culturas. Viajar tiene su estrés y éste puede aumentar si se viaja con un niño pequeño. Los siguientes consejos harán que tu viaje con un niño pequeño o con un bebé sea mucho más fácil.


1. Aseguráte de que tu pequeño esté vestido lo más cómodo posible, con ropa que sea fácil de poner y quitar. Un niño incómodo seguramente estará irritable.


2. Llevá una almohada de viaje y una cobija para ayudar a que tu niño se sienta cómodo y se acurruque felizmente en su asiento.


3. Cargá tu teléfono o tableta con aplicaciones y juegos aptos para niños pequeños, para que así tu pequeño se mantenga ocupado en el aeropuerto o en el avión.


4. Aseguráte de llevar una mudada extra (¡o dos!) en tu equipaje de mano o en la maleta de tu niño. Los niños siempre encuentran maneras creativas de arruinar la ropa.


5. La comida y fórmula para bebé están exentas de la norma de los 100 ml de líquidos, al pasar por seguridad. Sin embargo, estos artículos serán pasados por una revisión por aparte. Preparáte para esto poniendo la comida y líquidos de tu bebé en una sola bolsa de plástico grande. Mantenela en la parte superior de tu equipaje, donde sea de fácil acceso.


6. Siempre empacá muchas toallitas húmedas. De esa forma, estarás preparado en caso de retrasos o en casos en los que el avión tarda toda la vida en la pista. Con todas esas toallitas húmedas podrás hacerte cargo de la limpieza en caso de algún accidente o enfermedad inesperada. Además, tené a mano pañales o pañales de entrenamiento desechables adicionales.


7. Viajá con muchas meriendas saludables. Mantendrán ocupado al niño durante los vuelos y largas esperas y te asegurás de que no se pongan de mal humor debido al hambre entre comidas.


8. Llevá un vasito para bebé o chupón para que tu pequeño chupe para aliviar la presión durante el despegue y el aterrizaje.


9. Llevá peluche preferido que le podás dar a tu niño en el avión. Llevá siempre uno de repuesto en caso de que el juguete se pierda, para así evitar disgustos.


10. Empacá algunos peluches pequeños y lleválos en tu maleta para cuando tu niño empiece a tener sueño o a ponerse irritable. Habrá más posibilidades de que el niño se concentre en cualquier cosa que esté escondida en el bolso y en tratar de abrirlo. Esto les dará algo nuevo e interesante para hacer.


¡Feliz viaje!


Fuentes: Skyscanner, HuffPost y Parents Magazine.