Home   >   Articulos   >   Ocho alimentos que los cocineros perezosos siempre deben tener en casa

Ocho alimentos que los cocineros perezosos siempre deben tener en casa

kölbi 1155 Mar 1, 2020

Compartir en

Para algunas personas, cocinar es una forma de arte y algo que les da placer; para otras, cocinar es una tarea que se debe evitar a toda costa.

Si sos un cocinero perezoso, siempre es tentador pedir comida para llevar, pero esto es costoso. No te preocupés, tenemos una lista de alimentos que siempre debés tener en casa para que cocinar sea lo más llevadero posible. 

 

Frijoles negros

Si sos un cocinero perezoso, los frijoles negros enlatados deben ser un producto básico en tu despensa. Los frijoles negros están cargados de nutrientes, están llenos de vitaminas y minerales (como fibra, potasio, folato y vitamina B6), y todo lo que tenés que hacer es abrir una lata y mezclarlos con especias.

Ideas:

Sazoná los frijoles negros con comino, chile en polvo, ajo en polvo, sal y pimienta. Colocá los frijoles sobre una cama de arroz con maíz, tomates, queso y rocialos con cebollín picado para así obtener una comida con sabor y sin esfuerzo. Podés agregar pollo asado desmenuzado para incluir proteína.

Mezclá los frijoles negros sazonados con queso y colocá la mezcla en un pan pita o en una quesadilla y calentala en un sartén hasta que la parte de afuera esté crujiente y el queso se derrita.

Atún o salmón enlatado

El atún o el salmón enlatado se puede convertir fácilmente en algo saciante y sabroso. Tanto el salmón como el atún enlatado son buenas fuentes de proteínas y son ricos en omega 3. Se pueden mantener en la alacena y son menos costosos que el atún o el salmón fresco. Asegurate de escoger atún enlatado en agua, no en aceite.

Ideas:

Sazoná el salmón enlatado con especias, tales como chile en polvo, cebolla en polvo, paprika y pimienta cayena. Agregá una pequeña cantidad de mayonesa para unir todo y untalo en pan integral para preparar un emparedado saciante. Podés sustituir la mayonesa con una o dos rebanadas de aguacate.

Pasta integral

La pasta siempre es un producto básico en el arsenal de un cocinero perezoso, pero optar por las variedades integrales aumentará el factor nutricional.

Ideas:

La pasta siempre será buena con un poco de salsa de tomate y un rociado ligero de queso, pero podés preparar tu pasta sin mucho esfuerzo. Mezclá un aguacate maduro con ajo, albahaca, jugo de limón, sal, pimienta y un poco de aceite de oliva para hacer una salsa cremosa. Colocá tu pasta en esta salsa ‘alfredo’ de aguacate y ponele un poco de queso encima.

Aguacate

Los aguacates son una gran fuente nutricional y están llenos de ácidos grasos omega 3, magnesio, vitaminas C y E, betacaroteno y luteína, los cuales son buenos para la salud ocular. Tener esta fruta a mano significa que es fácil agregar algunas grasas saludables y saciantes a una comida rápida y sin esfuerzo.

Ideas:

Agregá rebanadas de aguacate a tu tazón de frijoles negros sazonados, maíz, tomates y arroz.

En los emparedados, utilizá aguacate en lugar de mayonesa.

Usá aguacates como base cremosa para un batido rápido y saludable.

¡Solo agregá rebanadas a cualquier cosa!

Filete de pescado

Los filetes de pescado sin espinas son geniales para cenas rápidas y sin esfuerzo. Todo lo que necesitás es un filete descongelado, un poco de papel aluminio y un horno.

Ideas:

Rociá el filete con sal, pimienta y otras especias de tu gusto, bañalo con un poco de aceite de oliva y envolvelo en papel aluminio. Mientras sazonás el pescado, precalentá el horno a 350 grados. Colocá el pescado en el horno por unos 15 minutos (el tiempo de cocción depende del tipo y tamaño del filete de pescado).  Una vez que esté cocinado, quitá el pescado caliente del papel aluminio y disfrutalo con arroz y vegetales. Es fácil y rápido y no vas a ensuciar muchos platos.

Vegetales congelados

Los vegetales congelados son una excelente manera de obtener los nutrientes de los vegetales sin mucho trabajo. Los vegetales congelados duran más que los vegetales frescos y a menudo son más económicos.

Si sos muy perezoso, se pueden preparar en el microondas, así que ni siquiera ensuciarás un recipiente. Simplemente, seguí las instrucciones que se incluyen en el empaque y agregalos a cualquier otra cosa que vayás a comer.

Nueces y semillas

Si sos un cocinero perezoso, siempre debés tener algunas nueces y semillas a mano. El maní, las almendras, las semillas de calabaza y las semillas de girasol son muy útiles para darle otro toque incluso a los platillos más sencillos.

Ideas:

Agregá semillas de girasol y de calabaza a tu avena para obtener más nutrientes y textura.

Utilizá almendras, maní, semillas de calabaza y semillas de girasol para preparar barras de granola rápidas y sin necesidad de hornear y que podés tomar del refrigerador cuando necesités una merienda.

Prepará una mezcla de nueces, semillas, coco seco endulzado y chispas de chocolate, de la cual podás tomar un puñado como merienda.

Avena

La avena es una opción rica en fibra que te mantendrá saciado y puede disminuir los niveles de colesterol malo. También es fácil de preparar, lo que la convierte en una opción perfecta para el cocinero perezoso.

Ideas:

Agregá avena, leche o leche de semillas, canela, nuez moscada, vainilla y el endulzante de tu preferencia en un recipiente hermético. Dejá la mezcla en el refrigerador de un día para otro. A la mañana siguiente, podés agregar frutas y semillas a la avena que dejaste reposar toda la noche y así preparar un desayuno rápido que no requiere cocinar nada.

Fuentes: Medical News Today, healthline