Home   >   Articulos   >   Salir adelante en medio de una pandemia

Salir adelante en medio de una pandemia

kölbi 1155 Apr 6, 2020

Compartir en

Explorar lo que se necesita para salir adelante en medio de la incertidumbre.

La pandemia del COVID-19 está transformando la manera en que funcionan las empresas, y esto está sucediendo casi de la noche a la mañana. Los desafíos para las empresas son muy evidentes; lo que no es tan evidente son las oportunidades que esto trae consigo, y esas oportunidades son el perfeccionamiento de las destrezas para el manejo de crisis.

Con frecuencia, la crisis resalta las debilidades de una organización, no solo respecto a los procesos y políticas, sino también en cuanto a la capacidad de los gerentes para superar los muchos obstáculos que se les presenta. La crisis nos obliga a ser más ágiles, a realizar tareas y a tomar decisiones que, de otra forma, hubieran tomado meses, o incluso años. Además, lo bien que esto se haga, puede determinar si el negocio sobrevive o no.

Comunicar en exceso: La comunicación efectiva es fundamental al enfrentarse a una crisis y, por supuesto, este no es momento para entrar en pánico. En el caso actual, no hay mucho que podamos hacer respecto a la pandemia, excepto aprender lo más que se pueda sobre ella, evitar la contaminación, compartir información con tu equipo e informarles sobre las acciones que tomará la empresa para salir adelante. Es un momento en que el volumen de comunicación será enorme, pero es mejor comunicar en exceso que comunicar muy poco. No podemos dar por hecho que todos saben lo que está pasando; los mensajes deben ser prácticos pero motivadores y, sobre todo, se deben transmitir a tiempo. Los empleados necesitan sentir la confianza de que las cosas están bajo control en la medida de lo posible y que su bienestar es primordial. Después de todo, a ellos la crisis también los afecta personalmente.

Actuar con determinación: Tomá decisiones acertadas y oportunas y ponelas en acción rápidamente. Preparate para cometer errores; recordá que es una crisis porque es inesperada y no estás listo para ella. Afrontar las crisis tiene que ver más con tener la actitud correcta en lugar de tener un plan específico; si tenés un plan, ¡genial! Incluso con un Plan de Continuidad del Negocio, muy pocas empresas o personas están preparadas para el COVID-19 y su impacto, así que ahora que ya está aquí, actuá rápido para poner en práctica iniciativas que minimicen su impacto en la empresa y en las vidas personales.

Trabajar juntos: La gerencia y los empleados deben trabajar juntos para que el negocio siga funcionando. Es fácil distraerse cuando nos enfrentamos a una crisis que afecta la vida personal y profesional. Por esta razón, las acciones y la comunicación deben estar equilibradas y ambas se deben tener en cuenta. Con la mayor cantidad de personas trabajando de manera remota, debemos mantenernos en constante comunicación con los demás para mantener la sinergia y asegurar que se mantiene la productividad.

Enfocarse en los clientes: El enfoque debe estar en los clientes, modificando los procesos según sea necesario para facilitarlos y posicionar el negocio para que esté de nuevo en marcha cuando pase la crisis. Comunicate con tus clientes y compartí la forma en que seguirás apoyándolos durante el periodo de crisis. Seguí dándoles el mejor servicio posible y seguí siendo sensible respecto a lo que podrían estar experimentando también.

Aprovechar las oportunidades de gestión de cambios: Se empezarán a desplegar diferentes niveles de oportunidades de gestión de cambios y es el momento oportuno para reorientar las metas a corto, mediano y largo plazo de la organización. Esta es una excelente oportunidad para “enderezar” la organización, consolidar trabajos y ajustar los estilos de gestión; algunas de estas son decisiones incómodas para la empresa, pero podrían ser muy necesarias no solo para sobrevivir a la crisis, sino también para recuperarse por completo y ser más eficientes.

Usar las capacidades/recursos excesivos: En ocasiones, durante una crisis, los negocios se ralentizan y las prioridades cambian, así que utilizá sabiamente este tiempo o recursos recién encontrados.  Sacá los proyectos y entregables que se habían archivado pero que siguen siendo importantes, y trabajá en ellos. Motivá a los empleados para que utilicen las vacaciones acumuladas para descansar y compartir con sus familias.

Tener un plan de recuperación: Lo más importante es tener un plan de recuperación después de la crisis. Asegurate que incluya estrategias comerciales bien definidas, así como un plan de comunicación y marketing para que la empresa se recupere pronto en el periodo posterior a la crisis. Entre más rápido se lleve a cabo, más oportunidades hay de recuperarse por completo. Todos debemos estar de acuerdo en que es poco probable que las cosas vuelvan a ser como antes una vez que termine la crisis.

Aprender las lecciones: Asegurate de analizar la manera en que la crisis afectó a la empresa y asegurate que la empresa esté mejor posicionada para tener una respuesta oportuna en caso de que se presenten emergencias en el futuro. Utilizá el periodo después de la crisis para reflexionar y aprender de lo que pasó (tanto a nivel personal como profesional) y para prepararte mejor para la próxima crisis. Desarrollá protocolos estándar para que la organización maneje una futura crisis; se cometerán errores, pero lo que cuenta es la forma en que te recuperás de ellos. Esperemos que sea un buen plan estratégico para el manejo de la crisis.

Celebrar la sobrevivencia: La crisis tendrá repercusiones en nosotros (mental, física y financieramente). Además, las crisis tienden a unir a las personas, nos fortalecen y nos dan confianza para enfrentar el próximo desastre y, por lo tanto, nos transforman y transforman los negocios. Así que, cuando pase la crisis, tomemos un tiempo para celebrar la sobrevivencia y para celebrar con los demás.